miércoles, 28 de mayo de 2014

Deterioro playas Danilo y Sun Rider

Nuestro análisis plantea que el espacio geográfico litoral puede ser considerado como un espacio de problema debido a la existencia de problemas ambientales y conflictos sociales. Entre estos se destacan aquellos vinculados con condiciones de amenaza y vulnerabilidad, que derivan en situaciones de riesgo para el hombre, sus obras y demás bienes del entorno. Este es el caso de las playas Danilo y Sun Rider, en la costa norte de la ciudad de Mar del Plata en Buenos Aires, Argentina.

Sin título.png
La costa norte de la ciudad de Mar del Plata se caracteriza por la presencia de acantilados y playas de pequeñas. La mayoría de ellas se dedica al turismo y a la práctica de deportes acuáticos. Gran parte del sector se ve afectado por varias amenazas o peligros, entre ellos, la erosión marina y la contaminación de sus aguas por vertidos urbanos. La textura de la arena, el color del agua y las estructuras de acantilados, generan un paisaje único que, con el paso de los años, se ha ido degradando diversos factores.
La erosión costera ha sido una amenaza al sector desde la construcción del puerto marplatense a principios del siglo XX y se agravó por la implementación de obras de defensa costera que no funcionaron. Algunas de esas obras de protección fueron las escolleras, estructuras de roca dispuestas en forma perpendicular a la línea de costa. Su función principal es frenar la erosión; aunque cabe destacar que detienen el proceso erosivo a medias, ya que hacia el sur de la misma se acumula arena, pero en el lado norte, la erosión se potencia. Se puede ver que esta tecnología no funcionó para afrontar una de las problemáticas ambientales más importantes que sufre el sector desde hace tiempo.
Otra amenaza en esta área es la contaminación del agua de mar por el vertido de líquidos cloacales provenientes de la planta de pretratamiento de efluentes domiciliarios.
A ello se suman algunos desagües pluviales que también vierten sus aguas y residuos en la playa y costa.
Este espacio litoral también es usado y disputado por bañistas, surfistas, kayakistas, club de surf “Sun Rider”, concesionarios privados, la Municipalidad de Gral. Pueyrredón y la provincia de Buenos Aires, entre otros.
escollera.pngEl conjunto de vulnerabilidad, peligros y riesgos se manifiestan en ambas playas, algunos con mayor incidencia en una que en la otra. Las principales amenazas tanto de la Playa Danilo como de Sun Rider se relacionan con la erosión costera y a las soluciones brindadas por parte de las autoridades provinciales con respecto a esta problemática.
camiones.pngEl proceso erosivo continúa aumentando la extracción de arena en la playa Danilo, impactando no sólo sobre la base del acantilado sino también, eliminando arena en el fondo marino, desde la orilla hasta la zona de rompiente donde, a diferencia de años anteriores se puede observar rocas  en períodos en los que baja la marea. La erosión en la base del acantilado constituye una amenaza porque el desmoronamiento del acantilado en cualquier momento del año, que puede lastimar a personas que se encuentren en la playa. La presencia de la escollera en “L”(figura 1) también es una amenaza para la actividad local y turística ya que se encuentran rocas considerablemente grandes en el lugar con las que pueden chocarse grandes y chicos mientras realizan actividades en la orilla.
Con respecto a las posibles amenazas que hay en la playa Sun Rider, las corrientes de río se han potenciado con la construcción de la escollera, generando un problema mayor para los bañistas, que podrían ahogarse. Si bien, el acantilado en esta playa se encuentra estable, fue aquí donde se arrasó con el mismo para construir una bajada de camiones (figura 2) donde pueden existir desmoronamientos posteriores.

En las playas Danilo y Sun Rider la erosión natural está dada por la acción eólica y marina, mientras que la provocada por el hombre se encuentra relacionada con la presencia de estructuras de roca y cemento en la playa, tales como las escolleras y las escaleras donde se destruyó parte del acantilado para la construcción de las mismas.
En cuanto a lo institucional, la disponibilidad de recursos económicos no ha sido orientada hacia una solución sustentable que disminuya los problemas ambientales relacionados con la contaminación y erosión de la costa marplatense. Algo muy criticable también son las organizaciones sociales. Se puede decir que éstas, no se han manifestado de ninguna manera: ni en forma legal ni tampoco educando a la población con acerca de la problemática del sector.



Durante el período de verano el turismo se acrecienta, generando una mayor contaminación en las playas. El continuo crecimiento de personas es propicio para que se den varias condiciones inseguras, las cuales son formas específicas de vulnerabilidad que se manifiesta como inseguridad en un sitio y momento dado.
Por otro lado, otro tema a tratar son los acantilados en estado de retroceso en playa Danilo que se encuentran en peligro de derrumbe. Además, la infraestructura de roca dispuesta como las escolleras, también se está degradando a partir del avance del mar. A raíz de este proceso, los turistas y vecinos de la zona son propensos a padecer esta situación de vulnerabilidad debido a la ineficacia de políticas públicas como la falta de preparación para el desastre y el posible predominio de enfermedades durante la temporada de verano, debido al incremento de contaminación de las aguas marinas por parte de la planta de efluentes cloacales y los pluviales que vuelcan sus residuos a la playa. Todos estos hechos generan un escenario de riesgo, que si no se trata puede terminar en un desastre.
Cambiando de tema, otro de los principales problemas es la erosión de las playas. A partir de la construcción del puerto junto con sus dos escolleras que lo protegen de los vientos, se obstaculizó la corriente de deriva litoral, principal contribuyente de sedimentos y arena en las playas del centro y norte de la ciudad. Cuando se edificó el puerto, solo se conocía un tipo de tecnología que servía para frenar la erosión que eran las estructuras de roca dispuestas perpendiculares a la línea de costa.
Los proyectos aprobados por la Provincia para realizar obras de defensa costera continuaron durante todos estos años, aunque sin ningún éxito en frenar de forma definitiva los procesos erosivos en la costa marplatense. A pesar que esta situación está a la vista de todos, ninguno de los gobiernos de turno pensaron en la aplicación de nuevas tecnologías. Las mismas, como se demostró en otros países, pueden convivir con la naturaleza sin necesidad de dañarla y contribuir a la solución de los problemas ambientales como es en este caso la erosión.


Las presiones en el sector se agravan a medida que pasa el tiempo. Los vertidos volcados por la Planta de Tratamiento de Efluentes Cloacales llegan hasta las costas de las playas estudiadas, y de mayor manera durante el verano. A esto debe sumarse el agua de lluvia junto con restos de basura que bañan las playas a través de los pluviales.
Estas problemáticas ambientales crean condiciones inseguras en el espacio costero como peligro de derrumbes, ocasionando lesiones en las personas o un posible riesgo de enfermedades a partir de la contaminación de las aguas y playas. Debido a la ineficacia de políticas públicas, como la falta de preparación, esta exposición hace vulnerables a las personas sobre un posible predominio de enfermedades  durante la temporada de verano, el cual se da por el incremento de contaminación de las aguas de la costa.
A causa de todo lo anterior, creemos que es necesario reconocer e informar sobre los riesgos para, de esta manera, detener de los peligros. El análisis del riesgo permite reducir la probabilidad de pérdidas de vidas o de bienes materiales, y así poder ir cambiando la situación poco a poco.

Conclusiones y propuestas


Luego de leer y analizar la situación en las costas llegamos a varias conclusiones. Principalmente creemos que la información amplía las oportunidades de toda la población. De esta manera, se puede decir que la información es un bien esencial y un medio muy importante para transferir ideas a los habitantes de la ciudad, para que puedan decidir e involucrarse en las situaciones riesgosas. Además de esto, proponemos las siguientes ideas:

- Frenar las amenazas o factores que puedan terminar en desastre, reduciendo a través de distintas acciones, el impacto de las amenazas físicas. Puede involucrar grandes obras y preparación y capacitación de los grupos vulnerables.

-Un sistema que asegure el bienestar y seguridad de los afectados.

-Una gestión de la rehabilitación y reconstrucción, estableciendo condiciones más apropiadas para la población afectada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario